Inicio § Blog §

Diferencia entre el...

Diferencia entre el salmón ahumado y el salmón marinado

Si sois amantes del salmón, es probable que lo hayáis disfrutado ahumado, marinado, crudo o cocinado de diversas maneras. Y es que no es difícil encontrar este pescado azul en las cartas de los restaurantes, no solo por sus propiedades nutricionales, sino por la versatilidad que ofrece a la hora de prepararlo. Hoy queremos profundizar un poco más en este alimento, así que veamos las diferencias que hay entre el salmón ahumado y el salmón marinado. 

¿Qué es el salmón ahumado?

El salmón ahumado es un delicioso pescado que se ha expuesto a un cuidadoso proceso de humo, modificando así su sabor y aumentando el tiempo de conservación. Este proceso es muy habitual en variedad de alimentos. Lo vemos en quesos, en embutidos, en carnes y, por supuesto, en pescados.

En Ahumados Domínguez lo llevamos un paso más allá para crear un producto único en el mundo, que se ha convertido en nuestra seña de identidad. Siguiendo nuestra receta secreta, que ha permanecido intacta en la familia durante más de 60 años, fusionamos la textura y frescura del salmón con las increíbles maderas nobles. Así creamos un Domínguez, el único salmón aromatizado del mundo. Si el salmón ahumado es una delicatessen, el salmón aromatizado que preparamos en Ahumados Domínguez es la joya de la corona. 

Además, las propiedades del salmón ahumado y marinado son muy completas. En una dieta sana y equilibrada, el consumo de este alimento está más que recomendado, ya que se trata de un manjar muy nutritivo. Este pescado azul es rico en proteínas y ácidos grasos omega-3 y omega-6, lo que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, a prevenir enfermedades del corazón y a bajar el ‘colesterol malo’. Asimismo, el salmón ahumado es rico en vitaminas A y D. La vitamina A favorece la formación y mantenimiento de los tejidos blandos y óseos. Y la vitamina D, facilita la absorción del calcio. ¿Cómo no vamos a añadir este alimento en nuestra dieta?

¿Cómo se hace el salmón marinado?

Uno de los secretos culinarios mejor guardados es cómo se prepara un exquisito marinado de salmón. Para conseguir un delicioso salmón marinado de Domínguez hay que dominar el arte de marinar, un proceso que consiste en dejar reposar el alimento, en este caso el salmón, con el jugo o aromas previamente preparados. ¿Cuál es el secreto para conseguir impregnar esas notas tan suaves en el salmón? Podemos decir que los factores más importantes en este proceso son el tiempo de reposo y la adecuada temperatura. Dos de los factores clave que guardamos en secreto en nuestra casa para lograr el marinado mítico de Domínguez.

Puedes preparar muchas de nuestras recetas de salmón marinado fáciles y deliciosas para disfrutar con la familia o invitados. Puedes servirlo como canapé, entrante frío o incluso como plato único. Estos bocados de puro sabor, les encantan tanto a los adultos como a los pequeños.

Sin duda, el salmón marinado es uno de los manjares más exquisitos. Si os apetece probar algo diferente, con un toque fresco, os recomendamos el salmón marinado al eneldo. Se funde en boca la suavidad del salmón y los matices aromáticos del eneldo fresco, elaborado lentamente. Esta especialidad la podéis encontrar en nuestra gama de productos. Si sois amantes de este nutritivo pescado os encantará, ya que el salmón marinado al eneldo tiene un sabor muy peculiar, delicado, terso y con matices frescos gracias a la hierba. 

Como veréis, el salmón es un pescado muy versátil que se puede consumir ahumado o marinado, según el gusto de cada comensal. Veamos las diferencias entre el salmón ahumado y marinado.

Diferencia del salmón ahumado y salmón marinado

Es posible que os hayáis preguntado cuál es la forma más adecuada de cocinar un buen corte de salmón. Os adelantamos algo: hay más de una. Hablemos de la principal diferencia entre el salmón ahumado y marinado.

Por un lado, nuestro salmón ahumado, más conocido como salmón aromatizado, es único y diferente por su meticuloso y secreto proceso de elaboración. La elaboración del salmón ahumado hace que se reconozca en boca por su inconfundible textura y la ligereza de sus matices. En este sentido, como excepción, os recomendamos evitar agregar limón y mantequilla, ya que un Domínguez se caracteriza por su aromatizado, más que ahumado, y no necesita restar sabor. 

Por otro lado, el salmón marinado, también necesita la atención de procesos minuciosos, especialmente requiere tiempo de reposo a la temperatura adecuada. Se caracteriza por la frescura del producto y delicadeza del corte. Este proceso no solo altera el sabor con notas sutiles, sino que permite mantener el salmón fresco durante mucho tiempo. De esta manera, puedes guardarlo en el frigorífico  para que te sea más cómodo añadir la cantidad que requiera cada receta. 

En la variedad está el gusto, puedes preferir saborearlo ahumado o marinado, o elegir una especialidad en función del plato a elaborar. Ambas preparaciones dan para múltiples combinaciones (aperitivo, entrante o plato principal). Por ejemplo, con salmón ahumado podemos preparar unos ricos huevos rellenos con salmón ahumado, una ensalada de aguacate o preferir alguna de nuestras recetas de pasta con salmón ahumado. Si nuestra elección es la de salmón marinado, podemos degustar una deliciosa ensalada con salmón marinado, espaguetis con pesto y salmón marinado o un jugoso tartar. 

No podemos desvelar nuestro secreto mejor guardado, pero sí podemos decir que la clave está en la elaboración. En Ahumados Domínguez prestamos la máxima atención a cada detalle. Solo así un salmón puede convertirse en un Domínguez.