LOS BENEFICIOS DEL SALMÓN AHUMADO

El salmón ahumado se ha convertido en un ingrediente imprescindible en la cocina y en la dieta saludable, no solo por su versatilidad y sencillez, sino por los innumerables beneficios que aporta al cuerpo y a la mente. Cada vez es más común que los especialistas en nutrición y dietética recomienden incorporar el salmón ahumado a nuestro menú semanal por su alto valor nutritivo y es que, además, este pescado ya se considera uno de los 5 alimentos más saludables del mundo, según Harvard.

El salmón ahumado de Domínguez está elaborado con los mejores ejemplares procedentes del Atlántico norte (Salmo salar) cuyo crecimiento se desarrolla lentamente, durante algo más de dos años. Su textura suave, el equilibrio de su grasa y su color natural, son aspectos clave que están directamente relacionados con la altísima calidad de la materia prima que seleccionamos minuciosamente para elaborar nuestro salmón ahumado.

Los infinitos beneficios del salmón ahumado

El salmón es muy reconocido por ser una valiosa fuente natural de proteínas – 25 g por cada 100 g de producto – y por su elevado contenido en ácidos grasos Omega-3. Estos ácidos esenciales, también llamados “grasas buenas” no los produce el cuerpo por sí solo, debemos obtenerlo a través de los alimentos para ayudar a diferentes partes vitales del cuerpo.

Además, entre los beneficios del salmón ahumado podemos descubrir que está repleto de nutrientes como:

• Vitaminas B12
• Vitaminas B6
• Vitamina B3
• Selenio
• Magnesio
• Calcio

En el caso del salmón ahumado Domínguez, además de elaborarse de forma totalmente artesanal, es un producto 100% natural, sin aditivos. Es por eso que en esta casa apostamos por la salud, no solo en lo que a materia prima que empleamos en elaborar nuestros productos, sino también en cómo y con qué los elaboramos.

Salmón para el corazón y la mente

El alto contenido en ácidos grasos Omega-3 que contiene el salmón ayuda a favorecer el sistema circulatorio, reducir el colesterol y también contribuye a controlar la presión arterial. De este modo, se previenen los problemas cerebrales y vasculares. Del mismo modo, favorece a que las arterias no se endurezcan convirtiéndose en un importante un aliado para evitar ataques al corazón.

Por otro lado, el salmón también favorece la prevención del Alzheimer o la esclerosis, entre otras enfermedades degenerativas.

El gran beneficio que aporta el salmón a la salud cardiovascular comenzó a descubrirse en los años 70 en Groenlandia, al detectarse una baja proliferación de enfermedades del corazón en esta zona en la que la dieta se basaba únicamente en pescado y animales marinos.

Importante para la alimentación de los deportistas

El salmón ahumado es uno de los pescados preferido por muchos deportistas, además de por su alto contenido en proteínas saludables, porque:

• Ayuda a reducir el dolor en articulaciones
• Reduce y alivia las inflamaciones causadas por entrenamientos intensos y también las agujetas.
• La Niacina (vitamina del tipo B) que contiene que hace que el cuerpo convierta los alimentos en energía.
• Contribuye a mantener los huesos más fuertes y saludables, colaborando en la prevención de la osteoporosis.

Muchos deportistas, después del entrenamiento, recurren a recetas con salmón ahumado como protagonista, para potenciar sus resultados. Entre algunas sugerencias de elaboraciones sencillas y saludables proponemos: canapés de salmón ahumado o la ensalada de salmón ahumado.

*Es importante un consumo equilibrado de proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Se sabe que el deporte influye muy positivamente en el estado de ánimo, por la liberación de endorfinas y, por su lado, el salmón actúa como un buen antidepresivo; así que son un gran tándem para generar beneficios que afecten a la energía positiva física y mental.

Salmón para el tiroides, la piel y el cabello

Por último, es importante destacar que el salmón es una valiosa fuente de yodo – indispensable para el buen funcionamiento del tiroides- además, gracias al ácido alfa-linolénico, favorece la absorción de las vitaminas C y E que ayudan a la regeneración no solo de los músculos, sino también de la piel y el cabello.