Inicio § Productos ahumados §

Trucha ahumada

Trucha ahumada

Partiendo de la mejor materia prima, nuestra trucha ahumada se ha proclamado como una delicatessen con personalidad de sabor muy característico e intenso. Su carne, jugosa y firme, en combinación con la sutileza aromática que la caracteriza, la convierten en el ingrediente perfecto para ser disfrutada sola o como protagonista de deliciosas ensaladas, sándwiches o aperitivos.

DESCUBRE CÓMO MANTENER UN DOMINGUEZ SIEMPRE PERFECTO

Para mantener todos los matices y las virtudes organolépticas de un Domínguez es importante tener en cuenta algunas claves de conservación y corte, para disfrutarlo siempre como recién elaborado

POR LA CONSERVACIÓN

V

Para que nuestros productos mantengan su perfecta armonía de sabor, frescura y textura deben conservarse siempre entre 0ºC y 5ºC.

Es aconsejable colocarlo en la parte inferior de la nevera, generalmente destinada a la conservación de alimentos frescos.

Hay que evitar doblar el envase o colocar encima cualquier elemento, por ligero que sea, para que la presión no modifique la textura original del producto. Se debe resguardar de la luz directa del sol.

Es recomendable sacar de la nevera el producto justo cuando se vaya a consumir, así como guardar lo que no se vaya a consumir lo antes posible. De esta manera evitamos que se seque y pierda su frescura.

Nunca se deben congelar ninguno de nuestros productos porque de este modo pierden mucho sabor, se altera su textura y se modifican sus matices especiales que los caracterizan.

Conservación una vez abierto: La mejor forma de mantener un Domínguez en perfectas condiciones, una vez abierto el envase, es envolviéndolo completamente en film transparente o en papel de aluminio.

POR EL CORTE

V

En el caso de las piezas ahumadas enteras es conveniente seguir algunas recomendaciones para lograr un corte sutil y equilibrado, ya sea en loncha o en lomo.

  • La base: es imprescindible colocar el producto ahumado sobre una tabla o superficie totalmente plana y firme.
  • El cuchillo: la mejor opción es que sea alveolado porque las cavidades o alveolos que tiene en la hoja hacen que la loncha o el lomo se separen con mayor facilidad, gracias a la cámara de aire que se crea entre producto y cuchillo. En el caso de no disponer de uno con estas características se puede utilizar perfectamente uno alargado (tipo jamonero). Es muy importante que esté muy bien afilado en cualquiera de los casos.
  • El trinchado: en el momento del corte podemos ayudarnos – mano contraria a la del cuchillo- de unas pinzas de punta redondeada, un cuchillo de mesa o, sencillamente, de la misma mano presionando los laterales del producto ligeramente. Lo único que se debe evitar es utilizar cualquier elemento punzante, como un tenedor o un cuchillo con punta, ya que facilitan la rotura del producto ahumado en ese punto.
    • El corte de loncha suele ir en base a los gustos de cada persona y en función de cómo vaya a consumirse, aunque, por lo general, el corte cuánto más fino y delicado es más agradable en el paladar.
    • En el corte del lomo, cuanto mayor grosor más notables serán todas las calidades de un Domínguez. Su textura y su jugosidad permiten cortes bastante gruesos, aunque nuestra recomendación es de 2 a 2,5 cm aproximadamente.

El mejor salmón ahumado del mundo

En su ahumado radica buena parte del secreto de su aroma y su sabor. Aconsejan tomarlo solo para apreciar su textura y tersura o con un toque de huevo o patata.

Buscando la perfección en cada detalle

Ahumados Domínguez comenzó su andadura en 1960 convirtiéndose en la casa pionera del salmón ahumado en España. Gran parte de su valor actual reside en conservar su tradicional método de ahumado.

La esencia de la empresa es la experiencia

La innovación marca la historia de Domínguez, está en nuestro ADN

Salmón del bueno

Una auténtica delicatessen que es preferible no mezclar con nada más, para disfrutar de todo su sabor

Alimento para paladares exquisitos

Nosotros apostamos a caballo ganador: el salmón ahumado supreme de Ahumados Dominguez, procedente de ejemplares de hasta 13 kilos, con una cuidada cría de 14 meses, y cuya elaboración es 100% manual.

Aroma a salmón en Ahumados Dominguez

Pedro Mestanza dirige esta empresa familiar con 56 años de historia a sus espaldas

DESCUBRE LOS BENEFICIOS DE LA
TRUCHA AHUMADA

La trucha ahumada es un pescado rico en ácidos grasos Omega-3, los cuales ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares al reducir la hipertensión y el colesterol. Asimismo, tiene bajo aporte calórico y su contenido en sal es realmente bajo, por lo que es recomendado a personas que sufren de hipertensión arterial.

En cuanto a sus vitaminas, la concentración de vitamina B12 en la trucha, es beneficiosa para las funciones del sistema nervioso, corazón y cerebro. Además, participa en la síntesis de neurotransmisores y se necesita para la conversión de ácidos grasos en energía, y ayuda a mantener la reserva energética de los músculos a la vez que colabora para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. De la misma forma, su aporte de vitamina D estimula la absorción de calcio y fósforo por el organismo, contribuyendo al adecuado desarrollo de huesos y dientes y fortaleciendo al sistema inmune ayudando a prevenir infecciones.

Por su parte, la vitamina B3 interviene en el proceso de transformación de energía a partir de hidratos de carbono, proteínas y grasas y contribuye a relajar los vasos sanguíneos dotándoles de elasticidad, a estabilizar los niveles de glucosa y ácidos grasos en la sangre, y a reducir el colesterol secretado por el hígado; y la vitamina B6  colabora en el mantenimiento de los sistemas nervioso e inmune en perfecto estado, participando indirectamente en la producción de anticuerpos.

Además, la trucha ahumada contiene fósforo que mejora el rendimiento intelectual y la memoria y yodo que favorece el funcionamiento de los tejidos nerviosos y musculares, así como el sistema circulatorio y el desarrollo de la glándula tiroidea.