NUESTROS PRODUCTOS

UNA RECETA SECRETA

La fórmula de elaboración de nuestros ahumados se ha mantenido intacta a lo largo de tres generaciones en la familia Domínguez; y hoy continúa siendo un secreto que solo tres personas de la casa conocen.
Un secreto que encierra los detalles de la verdadera esencia y el gran valor de Ahumados Domínguez: nuestro sabor.

SABOR DIFERENTE

Un sabor que nace de la fusión entre una materia prima excepcional y las maderas minuciosamente seleccionadas, pasando por la magia de la auténtica elaboración manual, en la que cada pieza se trabaja como si fuera única, con el cuidado más absoluto.

AROMATIZADO,
MÁS QUE AHUMADO

Por su delicadeza y por la ligereza de sus matices, es por lo que los verdaderos expertos en alta gastronomía lo denominan “salmón aromatizado”, más que “salmón ahumado”.

UNA JOYA DE LA GASTRONOMÍA

Hoy, gracias a mantener invariables todos los valores con los que nacimos y la pasión con la que elaboramos nuestros productos, Dominguez, está considerada como una de las joyas de la gastronomía.

Salmón ahumado

En Domínguez elaboramos cada salmón en función de su tamaño y del tipo de corte que se le vaya a otorgar. La loncha, por ejemplo, transmite todo el aroma con gran sutileza mientras el lomo ensalza sorprendentemente cada una de las cualidades de un Domínguez.

Salmón marinado

El resultado de la armonía única que se crea entre la suavidad del salmón y los matices aromáticos del eneldo fresco solo es realmente perfecto cuando se elabora con mucho mimo, reposa el tiempo adecuado y a la temperatura perfecta.

Bacalao ahumado

El aroma inconfundible de nuestro bacalao ahumado cobra diferentes significados en función del corte, una labor que realizamos siempre de forma manual. En loncha, desprende un bouquet ligero y muy equilibrado; mientras que el lomo supone una combinación perfecta de matices aromáticos con una mordida consistente.

Trucha ahumada

Un sabor intenso, muy fresco y con un aroma muy característico que aparece, poco a poco, desde los primeros segundos en boca. Una combinación muy agradable de sensaciones que la han convertido en el ingrediente perfecto para deliciosos aperitivos, ensaladas frescas o jugosos sándwiches.

Boquerones y sardinas especiales

Entre los bocartes de calidad superior, procedentes de las costas españolas, seleccionamos exclusivamente los de mayor tamaño, color plateado intenso y de carne muy firme. Nuestros maestros los convierten en especiales gracias a un proceso de elaboración lento y minucioso protagonizado por su aliño de tomate inconfundible.

OTRAS ESPECIALIDADES

Para disfrutar de nuestro salmón ahumado o elaborar deliciosos aperitivos hemos seleccionado diferentes acompañantes muy especiales que le dan un toque diferente y exquisito.

El mejor salmón ahumado del mundo

En su ahumado radica buena parte del secreto de su aroma y su sabor. Aconsejan tomarlo solo para apreciar su textura y tersura o con un toque de huevo o patata.

Buscando la perfección en cada detalle

Ahumados Domínguez comenzó su andadura en 1960 convirtiéndose en la casa pionera del salmón ahumado en España. Gran parte de su valor actual reside en conservar su tradicional método de ahumado.

La esencia de la empresa es la experiencia

La innovación marca la historia de Domínguez, está en nuestro ADN

Salmón del bueno

Una auténtica delicatessen que es preferible no mezclar con nada más, para disfrutar de todo su sabor

Alimento para paladares exquisitos

Nosotros apostamos a caballo ganador: el salmón ahumado supreme de Ahumados Dominguez, procedente de ejemplares de hasta 13 kilos, con una cuidada cría de 14 meses, y cuya elaboración es 100% manual.

Aroma a salmón en Ahumados Dominguez

Joan Juvé Santacana

Desde siempre, una gran amistad y admiración empresarial me une a la familia de Don José Mestanza. Dedicados a distintos elaborados, son muchos los valores que compartimos ambas familias: el cuidado y minuciosa selección de una materia prima, la perfección técnica en la elaboración, la búsqueda constante de la excelencia y el firme apoyo de un equipo humano de la más alta cualificación y sensibilidad.”